Terapia-Didgeridoo

El didgeridoo es un instrumento de viento (o aerófono) ancestral utilizado por los aborígenes de Australia. Básicamente es un tubo de madera, el cual se hace sonar al hacer vibrar los labios en el interior. Se supone que tiene unos 2.000 años de existencia de acuerdo con la datación de algunas pinturas rupestres en las que aparece el instrumento, aunque los propios aborígenes le dan una antigüedad de hasta 40.000 años.

Las connotaciones arcaicas y el sonido característico del didgeridoo lo convierten en un instrumento óptimo para la musicoterapia, tanto para el que toca (que puede utilizarlo como instrumento para guiar sus meditaciones, al tener que observar constantemente el sistema respiratorio), como para el que escucha.

La respiración circular aporta notables beneficios. Según un reciente estudio científico, se sabe que tocar regularmente el didgeridoo mejora el sueño, reduce los ronquidos y disminuye la somnolencia diurna. Todo esto sin olvidar los beneficios que aporta tomar conciencia de nuestra propia respiración.

Podemos inducir a estados de relajación profunda, al mismo tiempo que guiamos el viaje y sus dinámicas, a través del ritmo y la respiración. Aparte de las cualidades terapéutico-psicológicas, también podemos utilizar el sonido para masajear el cuerpo de un paciente a nivel físico y energético, desbloqueando tensiones musculares, contribuyendo positivamente a la reparación de fracturas óseas y aumentando el nivel de entropía en el cuerpo.

El didgeridoo produce un tono fundamental bajo y una gran variedad de armónicos, en un sonido a menudo muy similar al acorde de voz de los monjes tibetanos.

Es fácil de tocar, no requiere experiencia musical y tampoco es necesario saber solfeo.

Su práctica oxigena y se convierte en un momento meditativo que serena y despeja la mente. Su sonido es hipnótico y puede ser muy relajante o muy rítmico.

En nuestra sociedad, además de utilizarse como instrumento de música se usa para sanación por musicoterapeutas.

 

Ejercitar lengua y faringe puede reducir los síntomas de apnea.

La práctica de ciertos ejercicios de lengua y faringe podría reducir los síntomas de la apnea del sueño obstructiva (ASO) entre suave y moderada, según un estudio de la Universidad de Sao Paulo en Brasil que se publica en la revista ‘American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine’.

La presión positiva continua en vía aérea (CPAP, según sus siglas en inglés), un método de ventilación artificial, es el tratamiento estándar para la apnea grave pero la mayoría de pacientes padecen el trastorno en su forma leve o moderada. El éxito de este tratamiento en estos casos es variable y existen pocas alternativas para un gran número de pacientes.

Según explica Geraldo Lorenzi-Filho, director del estudio, “se solía pensar en el ámbito médico que el fortalecimiento y tonificación de los músculos orofaríngeos podría tener beneficios en el paciente durante el sueño pero un reciente estudio mostró que tocar el didgeridoo ayudaba a disminuir los ronquidos y la apnea”. El didgeridoo es un instrumento de viento ancestral empleado por los aborígenes australianos.

 

Experiencia de Mark Pulido

A los 19 años, después de sufrir un accidente de coche que le llevó cerca de la muerte, tuvo una experiencia en su propio cuerpo del efecto sanador del sonido del Didgeridoo de los aborígenes australianos. Esto le abrió el interés de estos tipos de instrumentos y lo llevó a la búsqueda de instrumentos de nuevas sonoridades con capacidades sanadoras. En el año 2004 viajó a Suiza donde conoció a Félix Rohner y Sabina Schärer, creadores del Hang. Desde entonces se especializó con este particular instrumento de percusión melódica.

 

Fabricación a mano de Didgeridoos y masajes vibracionales: dominmohedano@gmail.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>